El Fracaso del Sistema Escolar

 

El Fracaso del Sistema Escolar

Bill Perkins / Representa Distrito 30 de Manhattan. | 2009-05-20 | El Diario NY

La palabra oficial del Departamento de Educación (DOE) de la Ciudad de Nueva York es que la ciudad está viviendo un milagro en el área de educación gracias al control ejercido por el alcalde hacia las escuelas. Pero la verdadera realidad no es la misma que el DOE celebra tanto.

Empezando con la clase de primer año actual, los estudiantes deberán satisfacer los estándares del diploma Regents para poder graduarse de escuelas secundarias. Éste representa un desafío gigante. Según la data más reciente del DOE, solo el 37 por ciento de los estudiantes de noveno año se gradúan con un diploma de Regents en cuatro años—y peor, menos de uno en tres estudiantes Latinos o Afro-Americanos, y menos de uno en cuatro estudiantes Latinos y Afro-Americanos masculinos, reciben un diploma Regents.

El fracaso del sistema actual no se limita a la brecha racial académica; sólo uno en 10 estudiantes aprendices de ingles, y sólo uno en 20 estudiantes con necesidades especiales, reciben un diploma de Regents en cuatro años. Por eso, ¿realmente les parece sorprendente que muchos padres están mandando a sus hijos a escuelas charter, o a cualquier lado, como alternativa? Por esta razón, según la encuesta Marist del 13 de Mayo, con una margina de 60% a 32%, neoyorquinos creen que la responsabilidad de las escuelas debería ser transferida del alcalde al Panel de Política Educacional.

La innegable realidad representada por estas estadísticas es que nuestro sistema escolar está fracasando en enseñar a nuestros estudiantes con más necesidades, y no estamos haciendo el mejor trabajo en “dejar a ningún chico por detrás.”

Padres están demandando cambios críticos en la manera de cómo funciona el control del alcalde. Primero de todo, el control del alcalde necesita chequeos y balances. Ningún individuo en singular debería ejercer poder absoluto sobre un sistema educativo tan grande y diverso.

Segundo, necesitamos una verdadera transparencia y exigir a la Oficina Independiente de Presupuestos que reporte la financias y éxitos educativos del DOE. Finalmente, necesitamos la participación de padres y la comunidad en las decisiones del DOE, y en asuntos críticos como el cierre y reconstrucción de escuelas locales. Por estas razones, me estoy uniendo a mis colegas en la legislatura estatal para reparar el control del alcalde.

Como tantos neoyorquinos, espero el día que podamos realmente decir que hay un milagro en los sistemas educativos, cuando TODOS los niños tengan acceso a educación de calidad. Pero, tristemente, ese día todavía no ha llegado, y es por eso que este no es el tiempo para “darnos una palmadita en la espalda,” pero en vez, debemos “arremangarnos las mangas” y hacer cambios críticos para arreglar el sistema educativo para que funcione para TODOS nuestros niños.